Aquí, la mayoría de los dulces tienen una historia que se remonta cientos de años y que está ligada a hermosos lugares de todo el país.

Les Bonbons: los dulces franceses tradicionales

¡Dulce o truco, dulce o truco, dame algo delicioso! Los días posteriores a Halloween son para disfrutar los dulces. Pero, antes de eso, no olviden dejar el rostro perfectamente limpio retirando todo el maquillaje de Halloween con Bi-Facil y Bi-Facil Face. Una vez finalizada la tarea, ya pueden atacar los dulces que ustedes (o sus pequeños) hayan recolectado.

Paris Rendez-vous

No es común en París ir puerta a puerta pidiendo dulce o truco (quizás lo sea en los suburbios), pero eso no significa que los franceses no disfruten de una buena dosis de dulces en esta época del año, o en cualquier otra. ¿Han visto los adorables puestos de dulces por toda la ciudad, con sus bolsas rosadas a rayas? Mais oui!

Si bien adoro los tradicionales dulces norteamericanos (¡bienvenidos, frascos de mantequilla de maní!), hay quienes dicen que “¡los franceses lo hacen mejor!”, y si hablamos de dulces, bueno… puede ser cierto. Ciertamente, se han dedicado a los dulces durante mucho tiempo. Aquí, la mayoría de los dulces tienen una historia que se remonta cientos de años y que está ligada a hermosos lugares de todo el país. Se me ocurrió que Halloween sería una buena ocasión para contarles un poco sobre mis dulces favoritos. ¡Espero que pronto puedan probarlos y decidan ustedes mismas si verdaderamente los franceses lo hacen mejor!

Les Calissons d’Aix: estos deliciosos dulces del sur de Francia son mis favoritos. Si bien provienen de Aix en Provence y datan del Siglo XV, actualmente es fácil encontrarlos por toda Francia. Vienen en forma de gota y están elaborados con distintos tipos de pasta de fruta molida con mazapán de almendras. El delicioso relleno queda atrapado entre una capa dura de glaseado en la parte superior y una parte inferior masticable de harina: una combinación de texturas dulces. ¡Una tentación para crear labios hipnóticos!

Le Nougat de Montélimar: esta receta de dulces con 300 años de antigüedad, originaria de la zona central de Francia, incluye almendras, miel, leche, azúcar y claras de huevo. Se baten los ingredientes y se hornean en un pequeño bloque, que luego se corta en encantadoras porciones pequeñas y cuadradas. La textura es masticable, con un poco de crocante por las almendras que lleva dentro. Yo prefiero los comunes, pero también vienen con distintos sabores frutales y florales, además de sabor chocolate… ¡Deliciosos!

La Violette de Toulouse: originarios de la ciudad de Toulouse en el sudoeste de Francia, La Violette de Toulouse recibe su nombre de la flor oficial de la ciudad, la violeta, con quien comparte su color, forma y sabor. Existen desde el año 1800. Si son fanáticas de los dulces con sabor floral, adorarán estas flores escarchadas.

Les Bêtises de Cambrai: estos dulces lucen como una pequeña almohada con una línea de caramelo atravesando el centro y vienen en sabores comunes como manzana, limón y más. Son originarios de la ciudad de Cambrai en el norte de Francia, y los inventó un chef pastelero en el Siglo XIX al cometer un error con una de sus recetas. De todos modos, decidió intentar vender los dulces y los llamó bêtises, que en francés significa “error”. Resultaron ser todo un éxito y aún hoy se siguen vendiendo.

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos