Esta no es una taza de chocolate caliente común, es auténtica y perfecta para aquellos como yo…

Angelina: A la espera del invierno con un chocolate caliente

¡Este año el invierno ha sido duro! Si bien parece que finalmente me he deshecho de los males del invierno para la piel, no puedo deshacerme de la tristeza con este cielo gris y las lluvias frías que no cesan. En la recta final de la temporada, cuando aún falta un mes para que comencemos a ver los primeros indicios de la primavera, siento que estoy en la búsqueda constante de lugares donde refugiarme, mantenerme cálida y pasar el tiempo.

Paris Rendez-vous

Y cuando necesito un refugio y un poco de ánimos en esta época del año, existe un lugar especial al que me encanta ir. De hecho, es una especie de tradición estacional desde que estoy en París: ¡Angelina! Este elegante salón de té con estilo de la “belle époque”, de una grandeza olvidada, se encuentra en frente del Jardin des Tuileries y es, prácticamente, un lugar emblemático de París en sí mismo. ¡Está desde el año 1903! Pero no vengo aquí por el té, y nadie lo hace. De hecho, la especialidad de la casa es el famoso y lujoso chocolate caliente.

No se trata del chocolate caliente común, es el auténtico y perfecto para aquellos como yo que son un poco gourmande, la expresión francesa para referirse a quienes son un poco glotones e indulgentes en lo que respecta a la comida. Podría equipararse a una frase como “goloso” en español, y, si les gusta mucho lo dulce, Angelina es el lugar ideal. Con frecuencia me reúno aquí con amigas para charlar tras una semana agitada o ponerme al día, y acurrucarme para disfrutar de un poco de azúcar.

Desde el momento en que el chocolate caliente de Angelina llega a mi mesa, puedo sentir que la tristeza invernal se derrite. Este chocolate se sirve en una elegante jarrita, tiene una textura ultraespesa, casi como chocolate puro derretido, y realmente se me hace agua la boca mientras lo sirvo en la taza. Es tan rico y cremoso que a veces hay quienes prefieren compartir un chocolate caliente tradicional como este, pero yo prefiero tomarlo entero. El famoso chocolate caliente de Angelina viene en tres variedades: chocolate común, chocolate blanco y l'African, una versión especial con especias, exclusiva de la casa. He probado los tres. ¿Pero por qué detenerse allí? Con el chocolate caliente siempre pido un Montblanc para comer: un merengue esponjoso con crema y puré de castañas.

Pero si no pueden ir a París para disfrutar del chocolate caliente de Angelina, la buena noticia es que encontré esta receta en Internet para que quienes aguardan a que termine el invierno puedan preparar el suyo en su casa. Y para un gusto tan dulce y apetecible como una tarde en Angelina, pueden probar Le Stylo a prueba de agua en Chocolat y L'Absolu Rouge en Crème de Marron.

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos