Por suerte , el 2017 fue uno de los años más ajetreados de mi vida, en un buen sentido.

¡Hagamos una salida triunfal! Sean audaces esta víspera de Año Nuevo

Por suerte , el 2017 fue uno de los años más ajetreados de mi vida, en un buen sentido. Al igual que muchas personas de mi edad, me enfoqué en trabajar y puse todo de mí en mi carrera, con algunas pruebas y errores y, también, algunos aciertos. Ya saben cómo es… Cuando se está ocupado, el tiempo vuela y, si tuvieron un año un poco parecido al mío, tampoco pueden creer que está llegando a su fin. Pero parte de que el tiempo pase rápido es, también, hacerse más grande. De pequeña, un año solía ser algo supremo y, ahora que me acerco a los treinta, está empezando a parecer que pasa en un abrir y cerrar de ojos.

Paris Rendez-vous

Y mientras este año pasaba volando, también lo hicieron algunas ocasiones para detenerse a celebrar que no aproveché tanto como uno debería en la vida. Las fiestas de cumpleaños que me perdí, las galas a las que no pude asistir y las pequeñas reuniones que me gustaría haber compartido más con otros... No siempre pude encontrar el tiempo para hacerlas realidad y, además, reunir las ganas de vestirme y salir.

Pero ahora que llegamos a fines de diciembre, miro por encima del hombro el año que dejamos atrás. Dicen que nunca hay que mirar hacia atrás, pero no puedo evitarlo. Creo que es importante hacerlo: ser agradecido, en primer lugar, pero también ver qué es lo que queremos hacer de otro modo en adelante. Con un poco de sentimentalismo, si me lo permiten. Los únicos arrepentimientos que tengo este año no son los errores que cometí ni los pasos en falso que, seguro, di cada tanto, sino las cosas que no hice. Como dicen por ahí: no nos arrepentimos de las cosas que hicimos en la vida, sino de las que no hicimos. Siempre tienen razón, ¿no? Bueno, supongo que algo así.

Puedo decir que estoy lejos del final. Quizás tan solo el final de este año, pero me arrepiento de las noches que perdí. Me arrepiento de las fiestas para las que no tuve la energía de ponerme los zapatos para bailar y de los extraños que nunca conocí en la pista de baile. Me arrepiento de los festejos de amigos y familiares para los que no me arreglé y, en cambio, envié una tarjeta. Me arrepiento de las veces que no tomé un día difícil y me lo sacudí de encima para vestirme de princesa y sentirme fabulosa para encontrarme con amigos.

Esto me lleva a mi resolución para 2018: aprovechar esos momentos. Los años pasan rápido, y las ocasiones para vernos y sentirnos elegantes y celebrar esto que llamamos vida con los demás pasarán demasiado rápido si se lo permitimos. Entonces, no lo haré. Ya no más. Aprovecharé cada oportunidad en la que valga la pena vestirse elegante. Quiero que las noches en la pista de baile me encuentren usando un delineador de ojos definido. Quiero que esas noches mis pestañas sean tan grandes como mis ensoñaciones. Quiero que mi champán centellee tanto como mi sombra para ojos y que las noches para celebrar brillen tanto como mi lápiz labial, y lo harán… ¡desde esta víspera de Año Nuevo!

¡Hagamos una salida triunfal! ¡Saquen a relucir su vestido más fabuloso y usen su maquillaje sofisticado esta noche! Despidan este año y den la bienvenida al nuevo luciendo y sintiéndose tan audaces como esperamos vivir en 2018. ¡Feliz Año Nuevo!

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos