Solo otro pequeño milagro para mantener mi maquillaje toda la tarde.

Miracle en movimiento: seguridad en la tez todo el día

Algunas mañanas me despierto, me miro en el espejo y estoy lista para empezar el día. No toma mucho tiempo. Si bien están esos otros días, esos donde me despierto del lado equivocado proverbial de la cama, sintiendo la necesidad de que se produzca un pequeño milagro para prepararme para pasar un día completo en la ciudad. Mejor aún, ¿qué le parecen algunos pequeños milagros a lo largo de todo el día, suficientemente compactos para que entren en la cartera y pueda llevar con usted a cualquier lugar? Es Miracle Cushion, la nueva base líquida innovadora de Lancôme con toda la conveniencia del maquillaje compacto. Sígame durante un día y lo sabrá...

En la mañana, comienzo mi día con el rostro fresco, y la base es lo primero que uso para maquillarme. Con mi Miracle Cushion, algunos toques firmes llenan la almohadilla con suficiente producto para darle a mi rostro la cobertura completa que estoy buscando cuando aplico mi maquillaje para el día. No es necesario difuminar. Voilà, el primer milagro del día. ¡Me levanto, estoy lista y me voy!

Paris Rendez-vous

Realizo algunas reuniones matutinas, corriendo entre la orilla derecha, la orilla izquierda y viceversa mientras voy cumpliendo con mi agenda. Luego, la hora del almuerzo, donde suelo encontrarme en mi café favorito en Le Marais. Después de correr por la ciudad, limpiar mi rostro con una servilleta e inclinar la cabeza en la palma de la mano mientras me pongo al día con el trabajo en la mesa con mi laptop, necesito un retoque. Solo otro pequeño milagro para mantener mi maquillaje toda la tarde. Un suave toque con Miracle Cushion cubre la almohadilla lo suficiente para darle una renovación translúcida a mi tez. Milagro número dos del día.

Unas pocas horas más de viajar alrededor de la ciudad terminando mis diligencias e incluso, tal vez, teniendo que posar para algunas fotos o dos para el blog. Terminó el día laboral y recibo una invitación de última hora en mi teléfono para cenar y beber algo con mis personas favoritas. El tiempo es esencial, y no queda nada para ir a mi hogar y arreglarme. Recurro a mi Miracle Cushion con la base suficiente que quedó para desterrar una mancha o dos. El milagro número tres del día, mi tez está en las mejores condiciones para seguir entrada la noche.

Ahí está. Un día, tres pequeños milagros para una tez radiante, impecable y fresca en cualquier lugar, todo el día. Tres milagros hacen un santo, ¿no? Tenga en cuenta mi opinión, Miracle Cushion es una bendición para la seguridad de la tez.

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos