Creo que esos son mis secretos de la felicidad...

Miracle Secret: aromas y secretos de la felicidad

La semana pasada, hice un viajecito. No le conté a nadie adónde iba ni cuánto tiempo. Ni si quiera le conté a nadie que me iba de la ciudad. Sé que dicen que no es bueno tener secretos, pero, a veces, un pequeño secreto puede resultar estimulante. Los secretos como este no hacen daño y, si los guardan solo para ustedes, los hacen sentir más cerca de quienes realmente son.

Paris Rendez-vous

Últimamente, había una nube dando vueltas sobre mi cabeza. Como dice el dicho, allí donde vayas es donde te encuentras. Mi intención no era escapar de mí, sino acercarme a las cosas que sé que me hacen feliz: la naturaleza, las flores, un gran cielo y aire fresco.

Cuando se siente el verano, recuerdo más que nunca que tengo que disfrutar la vida al máximo. Pero, a menudo, me encuentro esperando que otra persona haga que eso suceda. Que una amiga se libere, que un muchacho me invite a salir y más. Pero, a medida que fui creciendo, me di cuenta de que yo soy la única responsable de mi felicidad. Por eso, para mí, este viaje espontáneo era importante en ese sentido.

Tomé un tren al sur y, desde allí, alquilé un automóvil y conduje por el campo, para ver qué encontraba. Tal como esperaba, había colinas ondulantes cubiertas de amapolas rojas y lavandas comenzando a florecer en los campos hasta donde llegaba la vista. Y junto a todas las rutas, hay pequeñas flores salvajes de todos los colores del arcoíris que decoran el camino y me recuerdan que la vida siempre encuentra la forma de perdurar, sin importar qué suceda. Uno solo tiene que observar la naturaleza, esos hermosos pimpollos y las pequeñas criaturas que viven entre ellos, para recordar que existen pequeños milagros a nuestro alrededor si nos tomamos el tiempo para contemplarlos.

Creo que esos son mis secretos de la felicidad: aprovechar el día para mí y nadie más, y abrir los ojos para admirar todo lo maravilloso que me rodea. Pero hay otro pequeño secreto de mi viaje. El otro es Miracle Secret, la nueva fragancia de Lancôme que traje y sabía que iba a conmemorar a la perfección el espíritu de mi viaje. Todos los viajes tienen una historia, así como todas las fragancias. Los míos están perfectamente alineados en Miracle Secret, un aroma floral cítrico con corazón de jazmín, disponible exclusivamente en Lancôme.com. Siempre que lo use me recordará salir y encontrar las flores, y me acercará a ellas y a la felicidad con solo unas gotas.

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos