... que hacen que París brille aún más en esta época del año.

Una caminata encantada: Navidad en las calles de París

Esta es la novena vez que paso las fiestas en París, así que puedo decirles con seguridad que, aquí, es fácil contagiarse del espíritu navideño. Hace semanas que se encendieron las luces, y todos estamos contando los días que faltan para la Navidad en nuestro calendario de Adviento. Las calles y las tiendas están más llenas que lo habitual, con personas que buscan el regalo perfecto para cada ser querido de su lista. Este año, por primera vez, yo terminé temprano con la mía. Comprar regalos para las mujeres que conozco fue fácil gracias a Lancôme y sus fragancias con grabado personalizado y algunos de sus hermosos artículos de la colección de productos para las fiestas de esta temporada.

Paris Rendez-vous

Y, después de casi una década de vivir en Francia, adopté ciertas costumbres navideñas, como mi caminata anual para disfrutar de la decoración festiva. ¿Quieren saber otra de mis costumbres? Compartir la caminata con ustedes. Así que abríguense y acompáñenme a caminar por las calles para ver cómo las luces festivas hacen que París brille aún más en esta época del año.

Cuando se trata de decoración navideña, el área oeste de la ciudad es sin duda la que se lleva el premio. Comencemos nuestro paseo por la rue de Rivoli y compremos un chocolate caliente en Angelina, para beber mientras caminamos. Unos pasos más adelante, las luces titilantes que envuelven las columnas frente al hotel Le Meurice alumbran nuestro camino. Nos desviamos levemente a la derecha y estamos en la rue de Castiglione, en donde las coronas navideñas que cuelgan entre los edificios a cada lado de la calle iluminan el cielo. Justo enfrente, en Place Vendôme, el obelisco está rodeado con hermosos árboles de Navidad.

Hacia el final de la calle, detrás de la Opéra Garnier, no podemos dejar de detenernos en los Grands Magasins para observar sus increíbles vidrieras, que durante las fiestas exhiben su mayor esplendor. Tanto los niños como los adultos se agrupan a su lado, admirando los maravillosos escenarios invernales que los comercios han creado para deslumbrarnos. Sin duda, mi vidriera favorita es la de las fragancias, que tiene muchos de los perfumes de Lancôme ubicados en un campo nevado, con trenes de juguete que circulan a su alrededor, llevando regalos.

Volviendo a Place de la Concorde, podemos observar cómo la enorme noria de París gira brillante, mientras sus pasajeros disfrutan de las luces de la ciudad desde el cielo. En la puerta del Hotel de Crillon, el personal ha puesto un Citroën antiguo, con el maletero lleno de adornos navideños gigantes. Caminando por Champs Élysées, vestida de patrióticas luces parpadeantes azules y rojas, finalmente llegamos a la elegante Avenue Montaigne, con sus árboles enfundados de preciosas luces blancas que hacen pensar que ha nevado. Si miramos a través de ellos, vemos la Torre Eiffel a la distancia, con su potente luz que gira desde la punta, deseándonos a todos una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos