Desde que abrió sus puertas, treinta años de esplendor le dieron vida a la piscina Molitor todos los años.

Piscine Molitor: hoy nadamos en la histórica piscina de París

La Piscine Molitor, ubicada al oeste de París, me ha fascinado durante mucho tiempo. Este hermoso natatorio abrió sus puertas al público en 1929 durante una ceremonia de inauguración que contó con la presencia de los nadadores olímpicos Aileen Riggin y Johny Weissmuller. Su diseño art déco demostró que los parisinos hacen todo con estilo, incluso los deportes acuáticos. Cientos de cabinas privadas para los visitantes y miembros bordeaban tres niveles con balcones y vista panorámica hacia las dos piscinas: la piscina de invierno bajo techo y la piscina de verano al aire libre. Piscine Molitor se convirtió rápidamente en el lugar en boga, tanto para practicar deportes como para realizar actividades de esparcimiento. En verano, las multitudes se juntaban aquí para combatir el calor y, en invierno, la piscina se convertía en una adorada pista de hielo para patinar. Quizás el día más famoso fue el día en que el diseñador Louis Réard reveló el traje de baño de dos piezas al mundo por primera vez en 1946, haciendo historia justo aquí, en la Piscine Molitor. Desde que abrió sus puertas, treinta años de esplendor le dieron vida a la piscina Molitor todos los años.

Paris Rendez-vous

Pero a finales de la década de los ochenta, la piscina comenzó a deteriorarse. Los días de gloria se estaban esfumando y, debido a restricciones de presupuesto, Molitor cerró permanentemente en 1989. El complejo estuvo completamente abandonado durante un tiempo, y muy pronto se convirtió en el asentamiento de la contracultura. Sus paredes estaban cubiertas de grafitis, las piscinas vacías fueron readaptadas y convertidas en parque provisorios con pistas para patinetas, y los balcones en gradas para improvisados conciertos de grunge. Pero en su mayoría, la vida en Molitor estuvo latente durante veinte peculiares años, mientras el lugar aguardaba su renacimiento.

Finalmente, en 2014, Piscine Molitor resurgió en París. Luego de una masiva renovación, su glamour art déco original fue restaurado. En la actualidad, la piscina funciona mayormente como un club privado, pero ofrece glamorosas sesiones públicas de natación a pequeños grupos de gente, que son coronadas con un desayuno o un almuerzo en uno de sus deliciosos comedores. El adyacente Hotel Molitor también da la bienvenida a sus huéspedes al establecimiento. Desde que volvió a abrir sus puertas el año pasado, he soñado con pasar un día aquí, nadando en sus aguas durante un caluroso día de verano en París. Así que finalmente me reservé unas pequeñas vacaciones en el hotel el pasado fin de semana y me zambullí en las famosas piscinas.

Fue la oportunidad ideal para despedir los últimos días del verano y agotar el resto de mi colección de colores de verano de Lancôme. También me resultaron útiles algunos productos indispensables a prueba de piscinas, como mi Définicils Waterproof Mascara favorita y mi Le Stylo Waterproof en Marine Chic. Fue un día parisino perfecto en la piscina y un sueño hecho realidad que quería compartir con usted. Espero que, si honra a París con su presencia durante el verano, también considere darse un chapuzón en Piscine Molitor.

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos