...Es la forma perfecta de disfrutar de una ciudad, hacer ejercicio e inspirarse.

Cómo "flânear" como un francés

Cuando me preguntan qué me gusta hacer en París durante mi tiempo libre, tengo que pensar antes de contestar. Lo primero que se me ocurre es: “¿Qué no me gusta hacer en París? ¡Me gusta todo!”, y es bastante cierto. Pero cuando pienso cómo paso mi tiempo libre en general, hay una palabra en francés en especial que se me viene a la mente: flâner, que podríamos adaptar como “flânear”.

Paris Rendez-vous

Supongo que, en español, la palabra más parecida sería “pasear”. Pero, como les pasa a muchas personas con los idiomas extranjeros, a veces no encuentro una palabra exacta que exprese el mismo sentimiento.

El diccionario de francés define el verbo flâner como “caminar sin apuro abandonándose por completo al espectáculo del momento, permanecer en movimiento sin actividad”. ¿Esperaban algo menos poético del francés? Flâner es una manera auténticamente francesa de pasar el tiempo, de transitar el día disfrutando a un ritmo tranquilo, dejando que la vida ocurra, solo viendo cómo nos deleita.

A veces se sale a flânear un poco para pasar el tiempo y, otras, solo sucede. París es una ciudad hecha para flâneurs y flâneuses. En todos lados hay vidrieras de pequeñas tiendas para maravillarse, parques para atravesar, amigos para cruzarse, extraños para conocer y hermosos detalles para que los ojos se deleiten.

Aparte de salir a pie, hay otras cosas que tener en cuenta si se quiere flânear como los franceses. Pruébenlas, y verán que les encantará incorporar un poco de hábitos franceses... Es la forma perfecta de disfrutar de una ciudad, hacer ejercicio e inspirarse.

Sean abiertas: hablen con personas nuevas, visiten tiendas diferentes, doblen en esquinas inesperadas. Si abren su mente, descubrirán cosas maravillosas que nunca hubieran imaginado.

Tómense el tiempo: es mejor flânear con mucho tiempo libre, para poder hacer caso a todo lo que las intrigue y las inspire mientras caminan por la ciudad. ¡No se apuren!

Vayan livianas: la idea es flânear despreocupadas y sin lujos, para tener el espíritu libre y los pies en la tierra. No se compliquen llevando demasiadas cosas con ustedes.

No miren el mapa: sigan su instinto y su curiosidad, y verán que, con los ojos hacia arriba, siempre encontrarán el camino hacia nuevas y maravillosas cosas. No se trata de ir de un punto determinado a otro. Como dice el proverbio, “lo importante es disfrutar del viaje”.

Usen calzado cómodo: la comodidad no tiene por qué ser fea. Hay mucho calzado con estilo para caminar sin parar. Asegúrense de elegir un par que no las haga volver a casa por una ampolla.

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos