En un pequeño rincón de mi apartamento parisino, tengo cada botella de La vie est belle de mi propiedad en exhibición.

La vie est belle por Lady Pink

En un pequeño rincón de mi apartamento parisino, tengo cada botella de La vie est belle de mi propiedad en exhibición. La que tiene mi nombre grabado, la de Eau de Toilette, L’Éclat, etc. Son cerca de diez. Tenerlas en exhibición no solo me facilita usarlas cuando necesito un poco de perfume, pero además me permite admirarlas y recordar la filosofía que encarna el aroma: hacer que la vida sea bella contagiando felicidad.

Paris Rendez-vous

Así que, cuando lanzaron la última edición limitada de La vie est belle, creada por la artista Lady Pink, tenía que sumarla a mi colección, por supuesto. Si se preguntan por qué Lancôme trabajó junto a Lady Pink en esta versión de edición limitada de la fragancia emblemática, aparte del hecho de que es una chica moderna por supuesto, déjenme contarles un poco más sobre Lady Pink.

Lady Pink comenzó con su arte de joven, allá por los años ochenta. Cuando era adolescente, pintó sus hermosos murales en los vagones del subterráneo de la ciudad de Nueva York. En una época en la que el grafiti era cosa de hombres, se animó a hacerlo y tuvo un rol importante en transformar ese arte en algo respetado. Los variados murales de Lady Pink en la ciudad de Nueva York y otros lugares le dan color y creatividad a las calles que decoran, y contagian arte y alegría. La artista es conocida por enfocar su arte y carrera en empoderar a las mujeres y su hermandad, con temas como la rebelión, la expresión de una misma y el feminismo.

La botella de edición limitada que Lady Pink creó para esta colaboración con Lancôme es tan audaz como sus obras de arte. La cubrió con las letras de La vie est belle escritas en grafiti de color rosado intenso y cambió la cinta de tul por una versión de vinilo de neón. Esta versión divertida y rosada de La vie est belle le añade su toque a la esencia de esta fragancia, contagiar y compartir felicidad a través de la expresión de una misma. Sin dudas, es la versión de La vie est belle que buscaré en mis estantes los días en que necesite una inspiración creativa.

Si son fanáticas del arte de Lady Pink, deben tener esta botella en sus manos. Y si se encuentran en París, visiten el área del Canal Saint Martin. En el lado este de la ciudad encontrarán algunos de los mejores grafitis, con murales brillantes, hermosos e inspiradores que rodean las calles y suben por los edificios. La semana pasada, una caminata por ese barrio fue la ocasión perfecta para estrenar mi fragancia La vie est belle por Lady Pink y levantar un día gris de invierno con un golpe de color. ¡Las dos cosas son muy buenas para contagiar felicidad!

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos