Dos extremos del mundo, una fragancia y siempre cada una en el corazón de la otra.

Mi fragancia, mi grabado: un regalo lleno de belleza

Si hay una fragancia que, para mí, es la más icónica de Lancôme, es La Vie Est Belle. The name itself sums up the spirit of the brand — life is beautiful, and the scent is just as lovely. Me emocionó mucho escuchar que Lancôme ahora ofrece el grabado personalizado de las botellas de la fragancia. Lancôme gifted me my own La Vie Est Belle last week with my initials and I will treasure it forever as a reminder of these wonderful years working with them to tell stories on Paris Rendez-Vous here.

Paris Rendez-vous

La "c" de mi monograma es por Chastain, el apellido de soltera de mi madre. No es común que los hijos lleven también el apellido de la madre, pero yo me siento tan orgullosa de tener el apellido de mi madre. Técnicamente es mi segundo nombre, pero a lo largo de los años lo he adoptado como parte de mi apellido. Desde mis graduaciones hasta en los créditos de películas y en otras cosas, siempre he insistido que aparezca y se anuncie Chastain. Especialmente desde que me establecí en Francia, ya que Chastain es la versión americanizada del apellido francés Castaing y mi vínculo con la parte francesa de mis ancestros.

Y hablando de madres, no pude evitar pensar que una fragancia de Lancôme con grabado personalizado sería el regalo perfecto para el Día de la Madre. Todos los años intento encontrar un regalo que sea lo suficientemente especial para mi mamá, pero este año tuve la idea perfecta.

Vivir al otro extremo del mundo con respecto a mi mamá no siempre es fácil para ninguna de las dos. Debido a la enorme distancia y a otras responsabilidades, no tenemos la posibilidad de visitarnos con frecuencia. La Vie Est Belle se trata de la elección de vivir la vida al máximo y llenarla de belleza, y mi madre siempre me alentó para que hiciera justo eso, incluso si mis sueños me llevaban muy pero muy lejos. Ella es mi apoyo incondicional y, sin dudas, la primera que lee y disfruta mis publicaciones de Paris Rendez-Vous cada domingo en la noche. Ocasionalmente le envío té y chocolate de tiendas locales para que pueda saborear y oler París cuando me extraña. Ella los llama sus “momentitos de París”, y es tan valioso cuando vuelvo a visitarla y veo los tesoros que ha recopilado y los obsequios que le he enviado exhibidos en la casa. Sé que hacen que se sienta un poquito más cerca mío, por eso quería darle algo este año para agregar a su colección.

Este Día de la Madre también le voy a enviar a la mía una botella de La Vie Est Belle con grabado personalizado. Con casi veintiocho años, todavía llamo a mi madre “Mama” y no creo que eso vaya a cambiar. Hice grabar en la botella: Mama, je t'aime, y si bien ella no habla mucho francés, sé que entiende estas palabras. Ahora, cada vez que me extrañe en California, podrá ponerse el mismo aroma que estaré usando yo en París. Dos extremos del mundo, una fragancia y siempre cada una en el corazón de la otra. Quizás usted pueda recordarle a su mamá lo mucho que la ama compartiendo también con ella su fragancia este Día de la Madre

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos