…caracterizada por el optimismo, la celebración y la indulgencia, en ningún otro lugar resultaba esto más evidente que en París...

Guía de la Belle Époque en París

La Belle Époque fue una época de oro en Europa a fines del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. Era una época, antes de la Primera Guerra Mundial, en que florecían el arte, el teatro, la música, la tecnología, la economía y, por ende, la vida. Estaba caracterizada por el optimismo, la celebración y la indulgencia y en ningún otro lugar resultaba esto más evidente que en París, el epicentro de esta época de oro. Quizás la mejor ilustración de esa atmósfera se encuentre en las pinturas de Renoir de esa época. ¡Cuánto hubiera adorado ver París en ese momento!

Paris Rendez-vous

Actualmente está más vibrante que nunca, pero el recuerdo de ese momento tan particular en la rica historia de París continúa vivo a través de algunas de sus más históricas instituciones e icónica arquitectura. El movimiento del Art Nouveau, que quizás caracterizó de manera más visual a la Belle Époque, nos brindó muchas de las estatuas ornamentadas de la ciudad, históricos cafés, obras de arte al aire libre y obras maestras de arquitectura. Si, como a mí, le gusta ver ciudades a través del lente de siglos anteriores, aquí presento una miniguía de algunas de mis atracciones favoritas de la Belle Époque en París, donde esta época fantástica sigue viva.

Maxime’s: esta legendaria brasserie continúa vigente en la actualidad. Durante la Belle Époque era el lugar en boga para cenar y bailar y brindaba entretenimiento a muchos de los residentes más notorios de la ciudad y también a sus visitantes. Hoy en día se ha renovado la clientela, pero la decoración interior aún conserva los detalles originales del Art Nouveau y, después de todos estos años, sigue siendo uno de los lugares de moda para una salida nocturna en París.

Le Bofinger: si tengo algo para celebrar, me encanta venir a esta histórica brasserie y pedir ostras y champán. Una hermosa cúpula de vidrio de colores en el techo ilumina el comedor principal, y sus manteles blancos y el impecable servicio tienen una elegancia que evoca siglos anteriores.

Metro Abbesses: ¡sí, en París hasta las estaciones del metro son una obra de arte! Las hermosas e icónicas entradas del subterráneo fueron creadas por el mismísimo famoso artista Héctor Guimard. Indudablemente, se han convertido en un símbolo de París. Una de las más hermosas se encuentra en Montmartre, en la parada Abbesses.

Le Petit Zinc: la famosa fachada de Le Petit Zinc también fue modelada al estilo del metro parisino de Héctor Guimard. Muchos se detienen a admirarla mientras pasean por la margen izquierda de París. Quienes eligen comer allí, pueden deleitarse con los interiores, también con estilo Art Nouveau.

Closerie des Lilas: este histórico restaurante, también ubicado en la margen izquierda, abrió en 1847. Desde aquella época ha sido un lugar de encuentro de famosos artistas y escritores, como Rimbaud, Picasso, Hemmingway y otros. El restaurante y piano bar conservan el estilo original, y sigue siendo un lugar adorado por parisinos y visitantes.

Galerías Lafayette: un destino de compras imperdible. La cúpula de vidrio de colores de la Belle Époque en el techo de las Galerías Lafayette es una verdadera obra maestra de la arquitectura de la época. Los cafés en los pisos más altos ofrecen las mejores perspectivas para observar los detalles.

Las fuentes Wallace: las fuentes Wallace están esparcidas por toda la ciudad, y son bebederos públicos en forma de esculturas de hierro fundido, un gran éxito estético. Son reconocidas en todo el mundo como uno de los símbolos de París. ¡Un pequeño detalle que no debemos dejar pasar!

Agregado a sus favoritos
Confirmación de favoritos

Se ha agregado el producto a Favoritos

Ir a favoritos